Nuevo hito en la estrategia de crecimiento a través de adquisiciones de la empresa catalana CTC Externalización. La firma, una de las mayores de outsourcing industrial en España, ha cerrado la compra de Barsa, una compañía murciana especializada en servicios de externalización para la industria petroquímica.

La firma, cuya denominación completa es Casetas, Alquileres y Suministros Barsa, era hasta ahora de propiedad familiar y tiene su sede en Cartagena. Tiene 80 empleados y prevé finalizar el actual ejercicio con una facturación cercana a los tres millones de euros. Entre sus clientes están compañías como Sabic -la antigua General Electric Platics-, Enagás o Befesa. Barsa presta servicio tanto en procesos industriales como en gestión de almacenes.

Crecimiento 

Con sede en Barcelona, CTC prevé facturar este año 63 millones de euros, un 23% más que en 2010, cuando alcanzó 51 millones. La firma se ha marcado el reto de llegar a cien millones de cifra de negocio en un plazo de dos años. Su ebitda se sitúa en el entorno del 6% de las ventas.

La compañía cuenta con 1.500 empleados, repartidos entre Catalunya, Madrid, País Vasco, Comunidad Valenciana y Murcia, y da servicio a empresas como Gas Natural Fenosa, Abertis, HP, Isdin, Seur, Hertz o Pastas Gallo.

Hace ahora dos años, CTC fue adquirida por la gestora barcelonesa de capital riesgo Suma y el equipo directivo, liderado por Juan-Cruz Alcalde. Suma tiene el 75%, y los ejecutivos, el 25%.

En septiembre del pasado año, CTC ya compró la firma catalana OCA, especializada en outsourcing logístico para la industria siderúrgica.

Según fuentes de Suma, la nueva adquisición contribuye a complementar el negocio de CTC tanto desde el punto de vista sectorial, al incorporar los servicios a la industria petroquímica, como geográfico, al ganar presencia en el mercado murciano.

Según Enrique Tombas, presidente de Suma, “el sector de la externalización de servicios industriales aún sigue muy fragmentado en España y CTC está aprovechando su posición de liderazgo para impulsar un proceso de consolidación”. En este sentido, sigue analizando nuevas oportunidades de cara a 2013, con la esperanza -según el ejecutivo- de que “alguna de ellas pueda cristalizar en el primer semestre”.